jueves, diciembre 14, 2017

Adviento: Tiempo de Espera y Preparación a la Navidad




Adviento: Tiempo de Espera y Preparación a la Navidad



La Navidad se acerca. Estamos preparando para celebrar este acontecimiento tan esperado. En todo el mundo de alguna forma se celebra el nacimiento de Jesús. En la cultura hispana tenemos las tradicionales posadas que datan del siglo XVI y son una novena donde se visitan las casas entre los vecinos para meditar los misterios del rosario y cantar villancicos de Adviento y Navidad.

Se acompaña a la Virgen María y a Señor San José en su recorrido de fe y esperanza para encontrar un lugar donde nazca el niño (Lucas 2,1-7). Las posadas nos anticipan la alegría de sentir a Jesús hecho niño y recostado en un pesebre entre nosotros. También se comparte lo que se tiene. Puede ser desde una rica cena hasta el tradicional chocolate con pan dulce, sin faltar las tradicionales piñatas que representan el mal que se rompe y lo que cae de ellas es la gracia de Dios dada a nosotros en abundancia.

La iglesia en este tiempo de Adviento nos invita a preparar el camino, a estar atentos, a la llegada de Jesús. El calendario litúrgico nos indica que “Adviento” significa venida, espera o llegada y es un período litúrgico que abarca cuatro semanas. Su fin es celebrar la venida del Señor, tanto en su aspecto histórico como escatológico; es decir, la venida de Cristo en gloria y majestad (Profetas Isaías y Miqueas).

Para llevar a cabo esta preparación tenemos cuatro domingos durante los cuales las lecturas de la Sagrada Escritura nos ofrecen una pauta a seguir para cambiar nuestros modos de vivir y enderezar los caminos. Por lo tanto, durante, los primeros días las lecturas se enfocan principalmente en la venida escatológica del Señor, mientras las lecturas al final del tiempo de Adviento profundizan en la venida de Cristo mediante su nacimiento humano.

Primer Domingo de Adviento: ¡Despiertos, Velando!

En el Evangelio de hoy se nos pide el que estemos despiertos velando en todo momento. Estamos rodeados de este momento de esperar despiertos. Alertas, porque no sabemos a qué hora llega el dueño de la casa a pedir cuentas. Por eso, cabe que reflexionemos en las siguientes preguntas ¿Qué sentido tiene mi vida ahora? ¿En nuestras familias, en nuestra cultura? Jesús, nos quiere despiertos y alerta. Entonces. ¿Qué actividades, y cosas me hacen estar menos despierto a la presencia de Dios en mi vida? (Marcos13:33-37).





Al continuar nuestra jornada de Adviento hemos encontrado un personaje, un profeta muy especial que nos invita a enderezar lo torcido, hacer llano el camino, a preparar un lugar para Jesús. Estamos invitados a arrepentirnos y vivir en relación unos con otros. La clave es saber perdonar y luchar por la justicia y la paz. El profeta Isaías invitaba al pueblo de Israel a encender la esperanza por la llegada del Mesías. Hoy El nos invita a nosotros a “preparar el camino del Señor” porque ya viene el Mesías (Isaías 40:1-5, 9-11 y Marcos 1:1-8). 


Tercer Domingo de Adviento: ¡El Camino del Señor es Gozo!

El Reino de Dios ya está aquí. La iglesia, la familia, y la comunidad son la señal de que Dios se hace presente entre nosotros. Por eso, todos, debemos regocijarnos y seguir caminando con esperanza. El Espíritu del Señor no nos abandona.  Trabajando, luchando para anunciar la libertad a los cautivos, hablar por los sin voz, siendo apoyo del que se siente vencido. Nuestros corazones ansían ser nuevos y tener alegría. Esto será realidad sólo si aceptamos a Jesús en nuestras vidas. Juan Bautista es el modelo a seguir, el es el que nos lleva a Jesús y María con su “SI” nos lo hace realidad. (Isaías 61:1-2a 10-11 y Juan 1:6-8, 19-28).

Cuarto Domingo de Adviento: ¡Dios Tiene un Plan!
 
Jesús llega a nosotros y es el Mesías el Salvador. Con el nacimiento de Jesús se cumplen todas las promesas del Antiguo Testamento. Pero en el año 2017 y 2018, ¿sabemos quién es Jesús? ¿Reconocemos a Jesús presente dentro nuestra comunidad, familia, y amigos?
Ojalá, que esta Navidad, descubramos una vez más que Jesús es el Hijo de Dios, el Señor, el Hijo de David, el Mesías, el Hijo de Abrahán, el “Emmanuel” Dios con nosotros. Es el mejor regalo que se nos ha dado. 
El cielo y la tierra están en comunión. El hijo de Dios toma nuestra humanidad cansada por tanta injusticia que ha dejado la guerra y el terrorismo y en ella se recrea. 
Jesús, nace en una noche oscura, pero su presencia ilumina a todo rincón de la tierra y a toda la humanidad. “Destilen, cielos, el rocío, y que las nubes lluevan al justo; que la tierra se abra y haga germinar al Salvador” (Isaías 45,8: 7,10-14: Mateo 1,18-24).

La liturgia, de este tiempo, nos invita a saborear y a meditar las lecturas de cada domingo y hacer nuestra la Palabra de Dios. Por eso, debemos mirar a lo alto y buscar la estrella que nos guiará a escuchar el mensaje de paz muy dentro de nuestros corazones y cantarlo en este festival de salvación como los ángeles lo hicieron hace más de dos mil años: "Gloria a Dios en lo más alto del cielo, y en la tierra gracia y paz a los hombres de buena voluntad" (Lucas 2,1-14).

Y usted, se preguntará, después de haber leído esto, ¿qué puedo yo hacer?

He aquí algunas sugerencias para que su Adviento no sea vacío y logre una Navidad llena de luz y esperanza.
  • Visitar alguna iglesia y hacer oración por la paz.
  • Leer la Sagrada Escritura en familia por 15 o 20 minutos en este tiempo de Adviento.
  • Saludar a la familia que está lejos.
  • Hacer una posada en familia.
  • No gastar el diario en regalos que no necesitamos.
  • Orar en familia en algún momento del día.
  • Compartir algo de nosotros con los más pobres.
  • Visitar a los enfermos -  los ancianos.
  • Acudir a su parroquia a los servicios de Reconciliación.
  • Comunicarse mejor entre padres e hijos.
Finalmente, con el primer domingo de “Adviento” comenzamos el año “B”. Durante todo este tiempo escucharemos el evangelio de San Marcos. El nos guiará poco a poco a seguir a Jesús de Nazaret. El Mesías anunciado, el Cristo.

Ojalá, que, todas las celebraciones navideñas nos ayuden a reconocer las bendiciones que Jesús trae a nuestras familias, comunidad y culturas y en todos los lugares de la tierra, especialmente en aquellos donde  existe la guerra, el terrorismo y cualquier otro tipo de violencia. El profeta nos invita a profundizar en su mensaje. “He aquí que vendrá nuestro Salvador, ya no tengan miedo” (Isaías 35,4).

¡Feliz Navidad a todos los hombres y mujeres de buena voluntad que trabajan incansablemente por un mundo de paz! Que el Año 2018 sea pleno de salud y alegría. 


©Lupita Vital Cruz
Directora del Apostolado Hispano
Diócesis de San José
Vital@dsj.org





martes, noviembre 21, 2017

Corona de Adviento




La Guirnalda de Adviento
Por
Lupita Vital

            Durante el Adviento los días son muy cortos y las noches más largas, por lo tanto necesitamos usar la luz para poder ver el camino.  Son las luces encendidas las que nos guiarán a la Navidad.  Adviento/Navidad es un tiempo de gracia, marcado por el regalo principal que Dios nos ha dado en Jesús.
            La guirnalda de Adviento es un símbolo de esperanza, y luz en medio de la oscuridad del invierno.     
La guirnalda de adviento es una corana que se puede hacer con ramitas de conífera (ciprés, pino etc.).  La forma circular simboliza lo eterno de Dios; las ramitas de conífera, por estar siempre verdes, representan la esperanza de la vida eterna dada a nosotros  a través de Jesús.
            Las cuatro velas (tres moradas y una rosada), simbolizan las cuatro semanas de Adviento, y nos indican que Jesús es la luz del mundo, (Juan. 8:12-13).  Las velas moradas muestran que el Adviento  es tiempo de preparar, allanar, limpiar y de arrepentirse.  En esta época nos apartamos del pecado buscando la gracia  para volver nuestros ojos al recién nacido que es Dios con nosotros.  (Mateo 1:23). 
            La vela rosada (que se enciende la tercera semana de Adviento).  Nos recuerda que debemos estar alegres porque se va acercando el gran día de la Navidad (Marcos 1:2). 
            La corana de Adviento se enciende en los momentos de oración de cada día, ya sean en familia, catequesis o en la celebración de la Misa. 
Lo que no debemos olvidar acerca de la guirnalda de Adviento:
§  Se enciende solo una vela la primera semana
§  Dos durante la segunda semana
§  La vela rosada se enciende durante la tercera semana
§  Las cuatro se encienden la cuarta semana
Se recomienda colocar la corana de Adviento  en un lugar especial en el hogar, en el salón donde se imparte la catequesis, y por supuesto en la Iglesia.  Todas las personas al ver la corona de Adviento  deben sentirse llamados(as), a ver y seguir la luz que representa a Jesús que esta presente entre nosotros.

  • Preguntas para reflexión:

¿Qué cosas prácticas puedes hacer durante este Adviento para volver tu vida a Dios?
¿Qué signos de los tiempos te indican que necesitamos la presencia de Dios entre nosotros?
¿Qué tipo de amenazas y tribulaciones sientes?

Lupita Vital

Directora del Apostolado Hispano
Diócesis de San Jose California

viernes, octubre 20, 2017

Dia de Todos los Santos



Día de Todos los Santos



La Iglesia durante el mes de noviembre nos invita a conmemorar a los Santos y Santas de Dios.  Inmediatamente después celebra el “Día de los fieles Difuntos.” Santos y Santas también, familiares y amigos nuestros que han sabido llevar con dignidad su fe y profesar su fidelidad a Jesucristo por medio de su bautismo, viviendo la fe, la esperanza y la caridad como prioridad.


Estas personas no llegarán a los altares, pero si han llegado a la vida eterna y sus nombres están escritos en el libro de la vida. (Lucas 10:17-20). Y son tantas que no se pueden contar como las estrellas en el cielo.

No, nos confundamos, todas las personas estamos llamadas a la santidad así nos lo dice el Vaticano II en su Constitución Dogmática Lumen Gentium” Cápitulo V. “Todas las personas tenemos una vocación universal a la santidad. “Una santidad que cultivan en cualquier clase de vida y de profesión.” “Quedan, pues, invitados y obligados todos los fieles cristianos a buscar la santidad y la perfección de su propio estado.”

Entonces nosotros, ¿qué debemos hacer? bueno quizá no llegaremos al martirio pero si podemos ser fieles a Jesucristo y sus enseñanzas. Solo es cosa de ponernos las pilas y ver cómo han vivido nuestros Santos y Santas en el trayecto de sus vidas.

Tengamos pues, en cuenta que el mes de noviembre no es para hacer las compras de Navidad por adelantado, ni de cumplimiento de caprichos que no nos llevan a nada. Noviembre es para preparar nuestra vida a la santidad de a recibiendo en nuestro corazón al Santo de los Santos que es Jesús en la próxima Navidad.

¡Felicidades a todos los Santos y Santas de Dios que somos los bautizados!

Sugerencia, puede leer una biografia de su santo, santa favorita. ¿Qué puede aprender de el o ella?

Lupita Vital C.
Directora del Apostolado Hispano
vital@dsj.org

martes, septiembre 05, 2017

DACA





9/5/17


 DACA

 Hacemos eco de los sentimientos de los Obispos de California y de los Estados Unidos al expresar nuestra decepción con la decisión de rescindir la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés). Hacemos un llamado al Congreso para aprobar leyes que protejan a estos jóvenes, muchos de los cuales Estados Unidos es el único lugar que han conocido.

También, pedimos al Congreso promulgar una reforma migratoria integral para arreglar nuestro sistema roto y al hacerlo, colocar la unificación de familias como una prioridad.

Trabajando con Caridades Católicas, la Diócesis de San José continuará ofreciendo alcance, apoyo y estímulo a todos los afectados por las políticas y leyes que afectan a tantas personas.

Concluyo, citando la declaración de hoy de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos: 

 "Como personas de fe, decimos a los jóvenes de  DACA - sin importar su estatus migratorio, son hijos e hijas de Dios y son  bienvenidos en la Iglesia Católica. La Iglesia Católica te apoya y te defenderá”.

Diócesis de San José
California